Geomed Shenyan

Las casas al igual que las personas pueden estar enfermas.

Se llaman casas enfermas a aquellas que sufren grandes geopatías. El problema de estas casas es que sus habitantes acaban enfermando con ellas.

Por ello, si padeces tú o tu familia varios de los siguientes síntomas, es fácil que tu casa esté enferma:
  • Persistente sensación de malestar.
  • Te levantas cansado por la mañana, sensación de me “ ha pasado un tren por encima”.
  • Dolores de cabeza.
  • Muy nervioso y enojado.
  • Falta de vitalidad.
  • Ansiedad y/o depresión crónicos.
  • Constantes discusiones en la pareja por cualquier tontería.
  • No apetece volver a casa.
  • Los niños se orinan en la cama y se cambian constantemente de sitio.
  • Los niños suelen estar apáticos, anémicos y sin ganas de ir a la cama.

Además, suele haber humedades y mohos.

Hay que añadir el hecho de que haya antenas de telefonía móvil en un radio de 150 metros.

En caso de que padezcas varios un 50% de estos síntomas, es fácil que vivas en una casa enferma. En ese caso te aconsejamos que la revise un profesional bien cualificado.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies